miércoles, 13 de diciembre de 2017

Las listas de lo mejor del año

Conforme nos acercamos a final de año es inevitable que se multupliquen las listas de… los mejores libros, películas, discos, exposiciones, porque por mucho que arte y cultura sean bienes superiores para el ser humano sus (inevitables) productos son también ahora mismo piezas del engranaje consumista que alimenta el sistema. No nos vamos a rebelar contra ello, solamente observamos que la acumulación compulsiva es en realidad contraria al disfrute y esparcimiento de descubrir un libro o la obra entera de un autor por propia curiosidad o por referencias que se crucen.

Las listas de los mejores libros del año, que es el tema que más nos compete, suelen ser más bien un listado de los libros más destacados colocados hábilmente por las editoriales más poderosas como “el libro que hay que leer”. Sin acritud lo decimos pero así es en su mayoría. La maquinaria del libro funciona gracias a los peces grandes y a los pequeños pero los primeros puestos de cualquier lista suelen coparlos los poderosos.

¿Alguien se imagina una lista con lo mejor de 2017 sin la referencia a Fernando Aramburu? ¿O a Berta Isla de Javier Marías? ¿O el último de Paul Auster? Claro que no. Tampoco decimos que no lo merezcan*.

En algunas de las que ya hemos leído (como ésta de Alberto Olmos y ésta otra de Jorge Carrión) encontramos valiosas recomendaciones a editoriales independientes, perlas aquí y allá aunque los consagrados casi nunca faltan y llama la atención que se nombre El cuento de la criada de Margaret Atwood, cuya publicación en España se remonta a finales de los 80. Sin duda, el ruido causado por su adaptación televisiva es la causa y nos revela, una vez más, el conglomerado que forma todo esto.

El chorro de novedades no puede cesar y las listas de lo-que-no-te-puedes-perder tampoco aunque el lector de verdad, el que al final de todo el ruido dedica su tiempo al placer de leer, no sigue tanto estas listas sino su propio gusto y el de sus cercanos, el boca-oreja, su curiosidad innata que de rama en rama le va a llevar por las mejores obras, esas que están esperándole solo a él.

En cualquier caso, creemos que siempre es bueno que se hable de libros, aunque puestos a pedirles a los Reyes Magos mejor aún sería que aumentaran las pobres cifras de lectura (informe aquí) pero vamos a ser optimistas para 2018.  


*La llamativa y descompensada presencia de autores respecto a autoras en todo canon o listado da para otra entrada del blog. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario