miércoles, 22 de noviembre de 2017

150 aniversario del nacimiento de Vicente Blasco Ibáñez

Cuando queda poco más de un mes para que acabe 2017 nos preguntamos por qué ha pasado tan desapercibido el 150 aniversario del nacimiento de Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928), un autor de envergadura internacional que en cualquier otro territorio sería mucho más celebrado. Suya es una de las novedades de este trimestre en nuestra editorial, Sónnica la cortesana, una novela corta que sigue suscitando interés y que es solo una muestra ínfima de una obra extensa con puntales como Arroz y tartana, La barraca, Cañas y barro, o el best-seller que fue ya a principios del siglo XX Los cuatro jinetes del Apocalipsis.



La figura de Blasco Ibáñez, además, puede ser referenciada desde múltiples vertientes ya que como hombre de personalidad apabullante tuvo importante presencia en el ámbito no solo estrictamente literario sino político, periodístico, cinematográfico y hasta social. Su recorrido internacional con paradas destacadas en Argentina y Estados Unidos y sus últimos años de exilio en Francia no le alejaron de la vida política española y desde lejos se mantenía activo contra la dictadura de Primo de Rivera.

Aunque murió en su finca Fontana Rosa de Menton (Francia) sus restos fueron trasladados a Valencia una vez proclamada la II República como era su deseo: “Quiero descansar en el más modesto cementerio valenciano, junto al Mare Nostrum que llenó de idea mi espíritu”. Y así fue.

El Gobierno valenciano aprobó a principios de este año un decreto para declarar 2017 como Año Blasco Ibáñez, “por su singular contribución a la vida política y cultural valenciana”. Haciendo inventariode la conmemoración tenemos los sellos comercializados por la efeméride, la exposición Un valenciano universal en la Biblioteca Valenciana (de febrero a marzo de 2017), y las actividades relacionadas con su figura dentro del Congreso de Casas Museo celebrado a finales de octubre en Valencia. A nivel local se han realizado rutas literarias y se ha distribuido un libro sobre él en centros escolares, aparte de las actividades propias de su Casa Museo pero no ha trascendido más allá.


Recordar así a un personaje como Blasco Ibáñez nos sabe a poco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario