lunes, 2 de octubre de 2017

Sónnica la Cortesana - Vicente Blasco Ibáñez

Acteón, el griego, llega a la ciudad de Sagunto poco antes de ser sitiada por los cartigeneses bajo el mando de Aníbal. Allí se enamora y entabla una relación con Sónnica, a la que todos llaman «la Cortesana». Poco más tarde Acteón se verá implicado en la defensa de la ciudad ante el ataque de los cartagineses y deberá ir a Roma para pedir auxilio antes de la caída final de la ciudad. Sónnica la Cortesana es un ejemplo del arte narrativo de Blasco Ibáñez que ha sido transmutada con el objetivo, según afirmaba el novelista, de que al lector, «al terminar la última página le parezca que sale de un sueño o que acaba de devanarse ante sus ojos una visión de cinematógrafo».

Sobre el autor:

Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) fue un escritor, periodista y político español nacido en Valencia, hijo de comerciantes de origen aragonés. Vicente Blasco Ibáñez estudió derecho en Valencia y pronto ingresó en las filas del Partido Republicano. Durante algún tiempo estuvo ligado al valencianismo propugnado por Teodoro Llorente, pero poco después se distanció de él. El talante polémico de que dio muestras en esta primera época le valió un breve exilio en París, ciudad en la cual entró en contacto con el naturalismo francés, que ejerció una notable influencia en su obra, especialmente en Arroz y tartana (1894), con la que inauguró su ciclo de novelas «regionales», ambientadas en la región valenciana. En 1894 fundó el periódico El pueblo, que sería su plataforma política, primero como portavoz del republicanismo federal liderado por Pi i Margall y después, cuando se separó de éste, para difundir su propio idezario político, que pasaría a ser denominado blasquismo y que había de alcanzar una importante repercusión popular. Procesado, encarcelado y condenado de nuevo al exilio (1896), Vicente Blasco Ibáñez regresó a España dos años después y fue elegido diputado a Cortes en seis legislaturas, hasta que en 1908 decidió abandonar la política. Buscó fortuna entonces en Argentina y, posteriormente, partió de nuevo hacia París donde en 1914 publicó la novela que le daría fama internacional, Los cuatro jinetes del Apocalipsis. En 1921 decidió retirarse a su casa de Niza, donde escribió sus últimas novelas. Fue un autor muy prolífico vinculado en muchos aspectos al naturalismo francés. Su vigorosa imaginación y poder descriptivo hicieron de Vicente Blasco Ibáñez el último gran autor del realismo decimonónico. Su obra tuvo una gran proyección internacional, ampliada por las versiones cinematográficas de algunas de sus novelas.


http://www.jpm-ediciones.es/catalogo/details/63/12/galata/sonnica-la-cortesana 

978-84-15499-49-7 | 2017 | 312 pp. | 13 x 20 cm.
14,00€

No hay comentarios:

Publicar un comentario